Archive for the Sociedad Category

5 meses sin escribir nada

Posted in humanos, Sociedad, trabajo on agosto 9, 2011 by l1xu5

Vaya, hace tiempo que no escribo en el blog he estado bastante ocupado estos últimos meses, entre la graduación de la universidad y el trabajo donde no llevo ni 8 meses laborando, esto como consecuencia me ha dejado muy poco tiempo para mi vida personal y mucho menos para poner un nuevo post. Pero para dejar un nuevo material de lectura he estado pensando sobre la vida laboral.

No sé mucho de estadísticas pero puedo llegar a creer que más de la mitad de nosotros trabajamos en un puesto de oficina que no requiere de mucho intelecto, con esto me refiero a que una vez que nuestra mente memoriza la rutina de trabajo diaria, dado que todos los días hacemos lo mismo, todos los días se vuelven lo mismo: nos levantamos, desayunamos, nos transportamos a nuestro trabajo, llegamos a nuestro cubículo, encendemos la computadora, y a partir de ahí entramos en el estado laboral, donde pasamos el resto de las 8 horas del día observando una pantalla de una computadora completando las tareas pendientes que tenemos, recibiendo regaños por parte de nuestros jefes, y ocasionalmente una escala técnica al inodoro.

Es interesante, en mi opinión, analizar y reflexionar sobre los efectos que puede darnos o podrá dar el tener una rutina diaria que muchas de las ocasiones no cambia por ningún motivo, a menos que se de algún acontecimiento por causas de fuerza mayor lo cual ocurre muy pocas veces.  Yo siendo sincero busco alternativas para no caer en una locura; alternativas como navegar en Internet, escribir entradas en blogs (XD), regresar a Twitter, ¿Regresar a Facebook? (esperemos que no), incluso buscar juegos en línea para poder encontrar un momento diferente en todo el día para así poder mantenerme fresco el resto del día, para no caer en un “trance” o de plano dormirme en mi cubículo.

Por desgracia todos los trabajos operativos son así, consisten de una rutina diaria, y una vez que la aprendemos y la tenemos bien estudiada los días se nos hacen pesados, lentos, aburridos y acabamos cansados cuando se termina la jornada laboral, ahora no se en que consista el trabajo de un jefe y si este sea más dinámico y menos sedentario como el de uno que es peón. Pero por el momento no queda de otra más que agarrar experiencia para así poder subir un poco más en la jerarquía de la empresa y llegar a aspirar a ser jefe, o crear uno su propia empresa.

Facebook, y mis opiniones

Posted in Internet, redes sociales, Sociedad on mayo 4, 2010 by l1xu5

(Una aclaración a todos, desactivar no es lo mismo que eliminar, al menos no para Facebook).

Hoy finalmente me deshice de mi cuenta en Facebook. Después de haber hecho una análisis de que tanto Facebook estaba por así decirlo influenciando mi tiempo libre y como lo gastaba en dicha red social. Finalmente quiero darles mi punto de vista durante el tiempo de vida de mi cuenta de Facebook.

Primero lo primero. Facebook, la red social más grande del universo, con casi 350 millones de usuarios, tres veces la población de mi país México. No recuerdo exactamente cuando fue que me convencieron de unirme a Facebook, y no puedo dejar de pensar en todas esas horas malgastando tiempo solamente viendo que tonterías hacía las demás personas en Farmville y Mafia Wars. O por si fuera poco todos los chismes de los que habla la gente, o también la gente enferma que cree poder conseguir mujeres con tal solo tener una “amistad” con ellas por Facebook.

Al principio no pensé que fuese gran cosa, era como un MySpace o un Hi5 para mí, no había mucha diferencia, quizá estaba más bonita la interfaz, pero nada personalizable lo cual ya era un punto menos para Facebook. Después vino la siguiente fase. Donde todo mundo, y hablo en serio todo mundo estaba picado por las primeras aplicaciones que llegaron a Facebook, y no me refiero a esos juegos y demás, sino esas inútiles aplicaciones que de nada sirve como por ejemplo: La Galleta de la suerte, Frases de Daddy Yankee, de Ricardo Arjona, Pídele un consejo a tal celebridad, o a tal personaje de televisión. En fin un sin número de aplicaciones que solo podrían tener efecto sobre la gente supersticiosa o de plano completamente ignorante (sin ofender).

Yo para ese entonces ya me llegaba la idea de eliminar mi cuenta porque solo entraba para ver que frase sacó cierto “amigo” o todas las invitaciones que me mandaban para usar tal aplicación, o las sugerencias de Facebook de amigos, las cuales debo admitir son las menos acertadas, en vez de fijarse en tus datos y gustos y demás compara si la otra persona tiene amigos en común contigo y listo ya es candidato para tener una amistad contigo. Literalmente no tenía absolutamente nada que hacer en Facebook, el chat nunca se usó, puesto que rara vez hablo por chat a la gente con la que tengo que hablar, odio las fotos por lo que yo no me andaba exhibiendo a los demás subiendo las fotos de la peda pasada.
Pero luego se dio a conocer un juego o aplicación de Facebook que fue lo único que logro captar mi atención y hacerme quedar un rato más en esta red social, y el juego fue Castle Age. Por ahora no me quiero meter en detalles con el juego puesto que no es el punto de este post. Duré mucho tiempo entretenido con este juego. Debo decir que a mí nunca me llamó la atención los juegos populares ya mencionados. Después de un tiempo comencé a perder interés por el juego y poco a poco aburriendo una vez más de Facebook. Llegué a desactivar mi cuenta dos veces, antes de darme cuenta de que esa opción es un fraude, ya que los correos de Facebook te pueden seguir llegando y si ingresas nuevamente toda tu información está como si nunca nada hubiera pasado.

Fácilmente podía inventar una máquina para borrar información o recuerdos concretos, como Facebook, pero quería eliminar; y no desactivar, mi cuenta para ya no tener ni la más mínima tentación por regresar a Facebook. Y si no fuera por un post en un blog diferente que encontré sobre Facebook y cómo eliminar tu cuenta, estoy seguro que me hubiera llevado mucho tiempo encontrar la opción de eliminar permanentemente. Recomiendo que lean dicho post ya que tiene argumentos muy bien planteados y no son solo enojos, quejas y rabias de un usuario que solamente quiere llamar la atención.

http://www.rocket.ly/home/2010/4/26/top-ten-reasons-you-should-quit-facebook.html

Finalmente ya eliminé mi cuenta, y por ahora solo me arrepiento de todas esas horas perdidas como si estuviera viendo un programa estilo La Oreja, de chismes. Estoy seguro que nadie me extrañará y espero tener un poco más de fuerza de voluntad antes de unirme a redes sociales como esa.

Al pueblo pan y Facebook

Posted in humanos, Internet, Sociedad, Tecnología on abril 4, 2010 by l1xu5

Existe un dicho clásico “Al pueblo pan y circo”. Lo cual ayudó a que la plebe de Roma no se levantara en armas o hiciera manifestaciones en contra de los césares y las injusticias que vivían. En la actualidad yo pienso que dicho método aún se sigue aplicando para que las masas no hagan más allá de las marchas “pacíficas” y demás tonterías que a ningún gobernador o líder conmueven.

En México veo dos formas en que a la gente la mantienen dentro de su burbuja de ignorancia para que no se enteren de las malas decisiones que toman algunos jefes de gobierno, o en lo que se gastan los impuestos del pueblo, etc.

La primera son las telenovelas. En mi opinión no existe peor imán creado por una compañía como Televisa; yo en lo personal no veo la televisión; además de las viejas caricaturas que ya no pasan no encuentro razón para verla. Y cuando paso por establecimientos y veo a toda esa gente con la tele prendida y viendo telenovelas, realmente hace que me dé dolor de omoplato. Se los paso si están viendo noticieros o algo parecido, pero prefieren no pensar y ver como un grupo de “actores” los entretiene para hacerles olvidar de sus problemas, los cuales no debería estar ignorando.

La segunda es el fútbol, pero no me refiero a los partidos de la selección, sino la liga mexicana, que hace lo posible para mantener un gran acto antes de cerrar el telón, ya sea con partidos controversiales, escándalos de los jugadores que van a primera plana de los periódicos y otra cantidad de cosas que se podrían inventar, y de esta forma consiguiendo el mismo objetivo, mantener a la población ocupada apostando en partidos, memorizando los nombres de cada jugador de un equipo, o ateniéndose a las pendejadas que dicen algunos locutores durante los partidos.

Ya hablado de todo esto podemos enfocarnos en algo más global todavía que el fútbol, telenovelas o la misma televisión, ya podemos ir a lo más general después de enfocarnos en lo particular. Últimamente me he dado cuenta que mucha de la gente que observo en mi escuela tiene muchas cosas en la mente, desde salir, ver a la/el novia(o), la borrachera de ayer, y demás cosas, pero entre todas esas cosas nunca falta un pensamiento, para el cual incluso yo me considero culpable también, esto es actualizar tu estado en Facebook, o Caralibro como también se le conoce; digo traduce.

En las clases donde se usa computadora lo primero que los alumnos hacen al encender el aparato es ver su Facebook, checar si algún amigo subió las fotos de la fiesta de la noche anterior, revisar cómo sigue su granja en Farmville, y demás cosas que suele hacer la gente cuando abre Facebook. Y todo esto sumado podemos asegurar que la gente no se preocupará sobre que sucede con la política del mundo, mientras su cosecha se mantenga bien, o su café no pierda clientela (ficticia). De esa forma mantienen su mente ocupada en cosas triviales, insignificantes o estúpidas para que así los que nos controlan hagan lo que se les plazca por debajo de las cortinas y así hacer promesas a quienes no entienden o no pueden entender lo que es un engaño.

Si bien quizá sea una opinión radical querer comparar Facebook con algún método de control para la gente, pero si a mí me preguntan, 350 millones de usuarios que se preocupan más por lo que les dirá la galleta de la suerte, a lo que podría suceder una vez se terminen todas las reservas de agua no es coincidencia.

Y esto me ha dado dolor de omoplato desde hace varios días, y espero que con esto ya pueda sacarlo de mi sistema.

P.D. El dolor de omoplato que me dio no se compara con las páginas que tuve que navegar para encontrar las imágenes que puse en este post.

Los semáforos

Posted in ciudad, humanos, Sociedad on marzo 4, 2010 by l1xu5

Híjole, ahora sí en que problema me he metido. Esas desquiciadas máquinas infernales que no hacen más que acarrear multas todos los días, provocar accidentes innecesarios y retrasarnos en nuestros caminos hacia el trabajo, cita, evento o lo que sea, y no se diga crear filas y filas de coches los cuales crean lentitud en el flujo del tráfico.

Que podemos decir de los semáforos, son pequeños dispositivos con luces, por lo general verde, amarillo y rojo, los cuales están adjuntos a un poste de color amarillo, o negro, o verde dependiendo de los gustos de cada gobernante de la ciudad, los cuales en teoría deberían ser usados para crear e instruir moderación a aquellos conductores que creen pueden salir ilesos después de viajas a 140 km/hr en una vía altamente transitada. También se usan, de nuevo en teoría, para mantener un control sobre el tráfico de la ciudad, para dar permiso de paso a las calles que se encuentran perpendiculares y ser más justos con todos los automóviles. Y en algunas ocasiones también se utilizan para moderar el límite de velocidad a la que manejan las personas.

Pero antes de ponernos a discutir de sus malos usos, o problemas, hablemos de lo importante que hay que considerar en un semáforo.

1. Algo que desde mi punto de vista debe ser muy importante, y esto es que esté sincronizado, tanto con los demás semáforos de la vía, como con las horas pico y tránsito de los coches.

2. Deben ser visibles, y contar con otros semáforos en un ángulo diferente, para aquellos que están muy cerca y no logran ver la parte superior de la contrapción.

3. De ser posible contar con un sistema que pase a rojo en caso de que no haya coches transitando, o los haya pero en exceso de velocidad.

4. Deberían de tener el nombre de las calles perpendiculares al semáforo.

Con esto, creo yo se tendría un mejor uso y práctico a los semáforos, controlando así mejor el tráfico de las calles, y adaptándose a las distintas vialidades según el tráfico y la concurrencia de este.

Pero ¿qué es lo que ocurre cuando llegamos ante un semáforo?:

– La luz está en rojo mientras que los demás de enfrente están en verde, y peor aún no hay calles que atraviesen la vía, por lo tanto esas luces verdes no le ceden el paso a ningún coche, mientras tú estás atorado en ese semáforo. O para los que aún no entendieron muy bien, la sincronización que tienen los semáforos no es la mejor de todas. Y con esto se da mucho las largas filas de coches, y cuando tu vienes ya desde lejos viendo la fila te preguntas si acaso es un accidente o algo parecido, pero es solo un semáforo mal sincronizado.

– No se diga de esos semáforos cuya duración de luz verde es casi infinitesimal, es a veces hasta increíble lo poco que dura dicha luz, y peor cuando es un cruce de calles, y el semáforo con el verde menos durador es el que pertenece a una de las calles más transitadas. Aunque el caso contrario no se da, ya que la duración del rojo si es relativo a la duración de los verdes.

– Semáforos que no tienen el nombre de la calle que cruzas, o pero la calle misma no tiene algún indicio que muestre su nombre.

– O que tal esos semáforos que nada más tiene luces en la parte de arriba pero no el nos costados, dando problemas a aquellos conductores que se ponen demasiado enfrente y que retrasan el movimiento del tráfico porque no saben cuando es verde.

Esto fue lo que el día de hoy hiciera que me doliera bastante el omoplato, en especial después de pasar tanto tiempo sentado en el coche esperando a la fastidiosa luz verde.

Hasta la próxima, que ni se diga de los topes.

La sociedad

Posted in humanos, Sociedad on febrero 23, 2010 by l1xu5

Sonará difícil de creer pero lo es, desde hace tiempo que la sociedad me ha dado varios dolores de omoplato, en contadas ocasiones he llegado a ver a sus miembros como algo más bajo que un ser humano o un animal, una escoria si es posible llamarlo así, es increíble lo poco que una persona puede llegar a interesarse por su sociedad, y lo mucho que le puede importarle así mismo ignorando las vidas que lo rodea, e incluso influyen dentro de su forma de ser.

Si bien decimos que somos independientes y que no necesitamos a nadie para subsistir, yo no creo en esas cosas, por más “independiente” que uno es, o se cree que es, siempre habrá alguna dependencia hacia otra persona y no necesariamente un objeto o estado de ánimo, desde los hijos de papi que tienen toda la vida arreglada y nunca tendrán que buscar un trabajo, a los que tienen trabajo pero no puede apartarse de su burbuja hogareña y es difícil una vez que esa burbuja truena.

Si no hubiera sociedad, y alguien que se hubiera sentada a pensar en alguna forma de poner control a nuestras acciones egoístas, la Tierra hubiese dado su último respiro de recursos naturales hace ya mucho tiempo, no se tendría con las reglas que difícilmente tratan de poner un límite a la forma de actuar, consumir, y demás cosas que perjudiquen a terceros ya sea de manera directa o indirecta.

Quien quiera que haya pensado en crear el primer sistema de moneda en un país; ni imaginar cómo debió acabar bañado de dinero o recursos valiosos en ese entonces, ¿Será posible imaginar un mundo terrenal, sin dinero? Es una de las preguntas que ha pasado mucho por mi mente, sin buscar una respuesta al asunto.

Últimamente se ve mucho en las noticias sucesos policiales, como asesinatos, accidentes, atentados y demás, pero me doy cuenta que estamos tan acostumbrados a vivir de esa forma que unos balazos o sirenas de patrullas por las calles son como el pan de cada día, si vemos varios cuerpos después de un accidente hacemos lo posible por tomarle fotos y subirlo a algún sitio que no tenga problemas con esa violencia o amarillismo gráfico. Todo es tan normal para nosotros que no parpadeamos cuando vemos enfrente de nosotros un accidente catastrófico.

Ahora me pregunto hacia donde llegaremos a caer con todos estos asuntos de la violencia, delincuencia, racismo, narcotráfico, etc. etc. etc. Como se verá el futuro dentro de 10 años, 20 años, ¿de verdad alguien tendrá el valor de pararse enfrente y hacer lo que debería de hacerse al respecto? ¿Seguirá todo igual, habrá cambios radicales, se pondrá mejor o peor la cosa?

Bueno me voy que ya estoy divagando mucho y tengo asuntos pendientes.

Saludos