Archive for the ciudad Category

Los semáforos

Posted in ciudad, humanos, Sociedad on marzo 4, 2010 by l1xu5

Híjole, ahora sí en que problema me he metido. Esas desquiciadas máquinas infernales que no hacen más que acarrear multas todos los días, provocar accidentes innecesarios y retrasarnos en nuestros caminos hacia el trabajo, cita, evento o lo que sea, y no se diga crear filas y filas de coches los cuales crean lentitud en el flujo del tráfico.

Que podemos decir de los semáforos, son pequeños dispositivos con luces, por lo general verde, amarillo y rojo, los cuales están adjuntos a un poste de color amarillo, o negro, o verde dependiendo de los gustos de cada gobernante de la ciudad, los cuales en teoría deberían ser usados para crear e instruir moderación a aquellos conductores que creen pueden salir ilesos después de viajas a 140 km/hr en una vía altamente transitada. También se usan, de nuevo en teoría, para mantener un control sobre el tráfico de la ciudad, para dar permiso de paso a las calles que se encuentran perpendiculares y ser más justos con todos los automóviles. Y en algunas ocasiones también se utilizan para moderar el límite de velocidad a la que manejan las personas.

Pero antes de ponernos a discutir de sus malos usos, o problemas, hablemos de lo importante que hay que considerar en un semáforo.

1. Algo que desde mi punto de vista debe ser muy importante, y esto es que esté sincronizado, tanto con los demás semáforos de la vía, como con las horas pico y tránsito de los coches.

2. Deben ser visibles, y contar con otros semáforos en un ángulo diferente, para aquellos que están muy cerca y no logran ver la parte superior de la contrapción.

3. De ser posible contar con un sistema que pase a rojo en caso de que no haya coches transitando, o los haya pero en exceso de velocidad.

4. Deberían de tener el nombre de las calles perpendiculares al semáforo.

Con esto, creo yo se tendría un mejor uso y práctico a los semáforos, controlando así mejor el tráfico de las calles, y adaptándose a las distintas vialidades según el tráfico y la concurrencia de este.

Pero ¿qué es lo que ocurre cuando llegamos ante un semáforo?:

– La luz está en rojo mientras que los demás de enfrente están en verde, y peor aún no hay calles que atraviesen la vía, por lo tanto esas luces verdes no le ceden el paso a ningún coche, mientras tú estás atorado en ese semáforo. O para los que aún no entendieron muy bien, la sincronización que tienen los semáforos no es la mejor de todas. Y con esto se da mucho las largas filas de coches, y cuando tu vienes ya desde lejos viendo la fila te preguntas si acaso es un accidente o algo parecido, pero es solo un semáforo mal sincronizado.

– No se diga de esos semáforos cuya duración de luz verde es casi infinitesimal, es a veces hasta increíble lo poco que dura dicha luz, y peor cuando es un cruce de calles, y el semáforo con el verde menos durador es el que pertenece a una de las calles más transitadas. Aunque el caso contrario no se da, ya que la duración del rojo si es relativo a la duración de los verdes.

– Semáforos que no tienen el nombre de la calle que cruzas, o pero la calle misma no tiene algún indicio que muestre su nombre.

– O que tal esos semáforos que nada más tiene luces en la parte de arriba pero no el nos costados, dando problemas a aquellos conductores que se ponen demasiado enfrente y que retrasan el movimiento del tráfico porque no saben cuando es verde.

Esto fue lo que el día de hoy hiciera que me doliera bastante el omoplato, en especial después de pasar tanto tiempo sentado en el coche esperando a la fastidiosa luz verde.

Hasta la próxima, que ni se diga de los topes.

El tráfico en la ciudad

Posted in ciudad on enero 23, 2010 by l1xu5

Que tal interwebs, geeks, y todo lo demás que decide aventurarse en los confines del espacio, tiempo e internet. El día de hoy una pequeña reflexión sobre el tráfico en una ciudad común y sus ocurrencias.

Los conductores son fácilmente uno de los peores grupos de personas dentro de una sociedad, son variados ya que hay desde los que hasta respetan el límite de velocidad, como los que se suben a la banqueta con peones en ella. Del primer grupo no hay mucho que decir, simplemente que al menos tienen una conciencia vial, y hacen su esfuerzo por contribuir atendiendo a los señalamientos viales, dígase límites de velocidad, estacionamientos, pasos a desnivel, peatones, en fin gente que rara vez se ven involucrados en accidentes viales, o por lo menos no son responsables de estos.

Pero lo que realmente me da dolor de omoplato son esos conductores que parece no tienen idea o un poco de conciencia cuando están detrás de un volante. Van a exceso de velocidad incluso en pequeñas calles donde son dos sentidos y la calle apenas da abasto para 2 coches pequeños, hacen lo posible por saltarse ese rojo aunque el semáforo de la calle perpendicular a esta se encuentre en verde, y en muchas ocasiones ocasionando accidentes por dicha actitud tan deliberada. Pero esto es decir poco, ya que hay quienes siempre les importa un bledo el sentido de las calles o que se hayan estacionado enfrente de una cochera, y nunca falta que ellos sean los que se quejen y culpen a los demás conductores.

Hoy lo que me inspiró a compartirlo fue que por segunda ocasión dentro de un estacionamiento se me atravesaron dos coches en mi carril, en sentido contrario, y si no fuera porque la velocidad de los autos no era mucha, pero poco faltaba para tener una colisión, y por alguna razón ellos son los que se te quedan viendo con cara de: “Fue tu culpa”. A manera de confesar hay gente que rebasa los límites a tal grado que hasta llego a desear que algo malo les pasase, algún accidente vial que pusiera en peligro sus vidas, a ver si así aprenden algo. El problema con esta ciudad es que las pruebas de manejo son tal que casi cualquier ser vivo, hasta un perro, puede obtener su licencia de manejo y hacer lo que se les antoje en cualquier calle, como si no fuera suficiente con la cantidad de topes que hay por toda la ciudad.

En fin, no creo que seamos los únicos que suframos del mismo problema, pero es importante resaltar que en los periódicos de la ciudad ya es hasta costumbre ver de tres a cuatro accidentes viales, desde lo más ligero como una ligera coalición, hasta carambolas que dejan como saldo uno o varios muertos, y eso mis amigos fue lo que el día de hoy me doliera el omoplato.

Saludos.

L1xu5