La esperanza muere al último

Vaya hace ya mucho tiempo que no he escrito, por dos razones, estoy ya de regreso a clases y al mismo tiempo trabajando, y hace tiempo tuve la mala noticia de que me rechazaron (no es laboral, sino personal así que pueden imaginárselo) y eso me ha dado una idea sobre la cual reflexionar en este post: “La esperanza muere al último”.

Esta frase es de las muchas que son conocidas y repetidas por todo mundo, una frase que representa no rendirse hasta el final, el siempre estar dándolo todo hasta que todas las posibilidades hayan sido exprimidas. Por otro lado, más extremista, podemos verla como una frase que la gente se repite constantemente para hacerse sentir mejor cuando se topan con un obstáculo insuperable, o han llegado al fracaso total.

En lo personal para mí sería el segundo caso, yo mismo sé en qué momento la batalla ha terminado y no tiene ningún sentido el seguir tratando cuando el resultado será exactamente el mismo, incluso uno mismo terminará más frustrado después del primer fallo y este se irá incrementando. Ahora mucha gente puede venir a decirme que lo siga intentando, que no me rinda y que “El que persevera alcanza”, y es con esa otra frase que me llega  a la idea la frase de este tema y mi mente comienza a reflexionar sobre la relación de ambas.

Por poner un ejemplo, en donde está la diferencia en perseverar, sabiendo que uno podrá lograr la meta que se propuso, y esta otra palabra que a cada rato suena dentro de mi mente y es necedad, algo que por desgracia parece ser hereditario y siento como si yo mismo me estuviera convirtiendo en esa persona que tanto odio y desprecio. Como saber cuándo lo que seguimos haciendo no es más que una ilusión que perseguimos, como saber que sin importar lo que hagamos no lograremos ningún avance. Y todo esto lo yuxtapongo con la frase que cité en el título del post, ya que viéndolo desde este punto de vista podemos afirmar que la susodicha esperanza ya murió y nosotros seguimos inconscientemente intentando alcanzar aquello que ya se nos fue y no podremos alcanzar nunca más.

Con esta experiencia que tuve creo que apartir de ahora debo comenzar a hacer unos cambios en mí mismo, y comenzar a ser todavía más analítico y atento a lo que me rodea para así tratar de encontrar ese límite entre ser perseverante y un simple tonto. Por ahora me despido y solo dejo estos dos puntos de vista que encontré al respecto de la frase que ya tantas veces he mencionado en este post.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: